Inicio

Mercado

Ediciones Anteriores Logo

 

Esa incomodidad para los oficialismos: la presencia de la oposición en los entes autónomos

 Oscar A. Bottinelli – diálogo con Fernando Vilar

Radiocero y Radio Monte Carlo - julio 20 de 2012
 

Desde este gobierno está participando la oposición en la administración autónoma con presencia de los directorios [...] Mujica vuelve a lo que fue la vieja tradición uruguaya de la coparticipación [...] Hay que tener mucho cuidado porque aquí se está hablando no sólo de la administración autónoma sino que se está hablando […] de la concepción del oficialismo [...] qué modelo de relación gobierno-oposición se quiere tener.

FV: Como todos los viernes a las 8:30 aquí en Radiocero y en Radio Monte Carlo presentamos el análisis político de Oscar Bottinelli, director general de Factum. El tema de hoy: Esa incomodidad para los oficialismos: la presencia de la oposición en los entes autónomos.

OAB: Cada tanto hay algún problema sobre el tema de la participación o no participación de la oposición en los entes autónomos. Empecemos, ¿de qué estamos hablando?, en general por administración autónoma es aquella que está un poco más lejos de la posibilidad de control parlamentario, mayor autonomía de la decisión en relación al Poder Ejecutivo y acá hay varias categorías, están los entes autónomos propiamente dichos, unos pueden ser de servicio social como el Banco de Previsión Social, otros de empresas del Estado como los bancos, el Banco República o como UTE o ANCAP, pueden ser servicios descentralizados que es una variante en el nivel de autonomía como ANTEL u OSE, pueden ser servicios desconcentrados como el SODRE o pueden ser, se han creado Sociedades Anónimas del Estado como AFAP República, otra que tiene ANCAP, otra que tiene el Banco República, ANTEL, también hay comisiones mixtas binacionales la más importante es Salto Grande de la Administradora del Río Uruguay.

Ahora vamos a relatar un poco la participación, pero desde este gobierno está participando la oposición en la administración autónoma con presencia de los directorios, y a raíz de que volaron todos los puentes en los últimos días, que ya empezaron – hicimos un análisis acá – con el tema de la enseñanza, cuando realmente ahí volaron los puentes entre Larrañaga y Mujica que era el puente más sólido que había gobierno-oposición. Ahora alguna gente del gobierno, nada menos que Lucía Topolansky la senadora número uno del Movimiento de Participación Popular, salen hablando de que hay que quitarles los cargos en la administración autónoma a la oposición.

FV: Tú subrayás la participación de la oposición en este gobierno, ¿no ha sido lo normal Oscar?

OAB: Aquí hay que hacer un poquito de historia sobre lo que son los entes autónomos, los servicios desconcentrados o sociedades anónimas, tienen directorios que normalmente van de 3 miembros a 5, salvo algunos casos en que hay algún tipo de cargo electivo como pasa ahora en la administración de la salud o pasa en la enseñanza media y primaria. Para no ir muy atrás, cuando en la reforma del año 52 de la Constitución se consagró como sistema que en los entes autónomos tenía que haber 3 directores del gobierno y 2 de la oposición, o más claramente 3 del primer partido y 2 del segundo partido, que en aquella época Uruguay bipartidista Partido Colorado y Partido Nacional, implicaba que iba a haber 3 de un partido y 2 del otro. A raíz de formas que se usó esta coparticipación como se llamaba, que se usó mucho para el clientelismo político, todo nombramiento de cargos se hacía de múltiplos de 5 para que fueran 3 para la mayoría y 2 para la minoría, pasaba con la adjudicación de teléfonos, entró en un desprestigio la coparticipación donde no se vio el aspecto político sustantivo, si no más el aspecto de clientelismo y de reparto en un momento que en los años 60 iba cayendo el prestigio de los partidos y de los políticos, y la reforma del 66 eliminó esto y efectivamente cuando Gestido lo aplica lo primero que hace es dejar afuera a la oposición.

Bueno, luego ya el gobierno de Pacheco, estamos en un sistema político institucional diferente, viene el período militar. Y la primera administración Sanguinetti en gran medida como producto de esa concertación de todas las fuerzas políticas para la salida del régimen militar y afirmar la democracia, participan todas las fuerzas políticas y es la vez que la oposición, ahí era muy difícil distinguir el papel del Partido Nacional, no era propiamente parte de la coalición del gobierno, no era una oposición extrema o pura como la del Frente Amplio, pero todos participaron ahí.

Pero desde el gobierno de Lacalle, Lacalle, el segundo de Sanguinetti y Batlle, solamente los partidos que compartieron el gabinete, la coalición de gobierno tuvieron en la administración autónoma, es decir, Partido Colorado y Partido Nacional, lo que era la oposición Frente Amplio y Nuevo Espacio estuvieron fuera de la administración autónoma. Con Vázquez hubo un intento de acuerdo, mejor dicho hubo un acuerdo, el propio gobierno cambió las condiciones, ahí hubo un manejo muy desprolijo de la negociación entre Nin Novoa, Astori, el resultado fue que también quedó afuera la oposición de la administración autónoma. Y Mujica vuelve a lo que fue la vieja tradición uruguaya de la coparticipación dándole, volviendo a 3 cargos para la mayoría y 2 para la minoría en los organismos de 5 o 2 y 1 en los organismos de 3 y entonces acá vuelve la oposición a la administración autónoma por primera vez desde la primera administración Sanguinetti.

FV: Y cuál es el sentido de la participación de la oposición

OAB: Bueno, aclaremos hay dos ideas sobre la participación de la oposición que a su vez la podemos diferenciar en dos ideas desde la visión del gobierno y dos ideas desde la visión de la oposición.

Desde el gobierno, desde cómo ve el gobierno que debe participar la oposición hay dos tesis, una es la tesis de que la oposición está para controlar al gobierno, el gobierno dice está bien que nos controlen, está bien que haya alguien sentado acá para que pueda ver lo que hacemos y de alguna manera decir bueno nos hacen advertencias que nos permiten controlarnos a nosotros mismos. Hay otra tesis, que fue la tesis expuesta por Enrique Tarigo, vicepresidente de la República en la primera administración Sanguinetti, que de alguna manera revive hoy con los dichos de Lucía Topolansky y otras figuras del oficialismos, y es “no, no, no, se les da esos cargos para que colaboren con el gobierno, si no van a colaborar qué sentido tiene”, Tarigo siempre decía fracasado al haber dado participación en los entes autónomos al Frente, pero además decía fracasado porque no hemos evitado las huelgas, es decir, relacionaba la presencia del Frente Amplio en los entes autónomos como que el movimiento sindical con fuerte influencia dirigencia frenteamplista debía entonces tener una actitud diferente hacia el gobierno, es decir, era una idea más de cogobierno o cogobierno en un segundo nivel, el primero sería hasta el gabinete. Esa fue la tesis más de Tarigo, reaparece en Lucía Topolansky.

En la oposición yo diría que también están las dos visiones, ahí se está solo para controlar, y hoy se puede observar a directores blancos o colorados que van a los entes autónomos solamente a controlar. Y hay otros que dicen no, la misión de los directores de la oposición es ir a gestionar, por supuesto con nuestras ideas, por supuesto con nuestros criterios no necesariamente van a coincidir con los del oficialismo, pero vamos a hacer nuestros aportes, y hay muchísimos organismo donde directores blancos y colorados participan hoy en la gestión de una manera tan intensa como el propio presidente y muchas veces más que los otros miembros del oficialismo, y esto pasó en la primera administración Sanguinetti, cuando los directores del Frente Amplio en los 6 organismos fueron cogestionadores junto con los presidentes de los organismos, en algunos casos por supuesto con discrepancias como también ocurre hoy, pero la idea es no vamos a controlar, no vamos a gastar solamente para ver qué hace cada uno y marcar la cancha sino también para contribuir. Y claro, los resultados en las dos experiencias hasta ahora realmente han sido positivas, la oposición ha tenido control en la administración autónoma, en estos dos casos en la primer administración Sanguinetti y Mujica ha podido controlar, pero también ha colaborado muchísimo en la gestión y eso ha enriquecido a los propios oficialismos, es una experiencia objetiva.

Ahora bueno, el Frente Amplio en el gobierno tuvo una actitud excluyente en el gobierno Vázquez porque más allá de que fue mala la negociación nunca intentó el Frente Amplio recomponer la participación de la oposición, más bien el gobierno de Vázquez fue un gobierno que buscó no tender puentes con la oposición, en cambio Mujica desde el comienzo buscó tender puentes, más allá de que últimamente se fue llevando una dinamitación de estos puentes.

FV: Qué conclusiones podemos extraer rápidamente

OAB: Hay que tener mucho cuidado porque aquí se está hablando no sólo de la administración autónoma sino que se está hablando de otras cosas, lo que se está hablando es si la concepción del oficialismo, de cualquier oficialismo, en este caso del Frente, era de exclusividad del gobierno lo cual pasa en muchos países, esto no es antidemocrático, pero hay muchos países, Gran Bretaña es uno, donde el que está en el gobierno gobierna, el de la oposición está totalmente en la oposición y el gobierno no se le ocurre consultar a la oposición salvo casos de extrema seguridad nacional. El otro modelo que ha sido el modelo más tradicional del Uruguay, la búsqueda de diálogo, la búsqueda de que entre gobierno y oposición haya un diálogo y una participación, y cuando se habla de participar en una administración autónoma no se está sólo diciendo cómo se va a gobernar ANCAP o el Banco República, si no qué modelo de relación gobierno-oposición se quiere tener, que tiene que ver con qué grado de diálogo o no diálogo, de confrontación se quiere dentro del país.

¿Qué opinan los uruguayos?

 

 

 

 

 

 

 anv140724c

 anv140724d